lunes, 6 de febrero de 2012

De esas cosas que le llegan a uno por ahi.

Un joven universitario se sentó en el tren frente a un señor de edad, que devotamente pasaba las cuentas del rosario. El muchacho, con la arrogancia de los pocos años y la pedantería de la ignorancia, le dice: 

“Parece mentira que todavía cree usted en esas antiguallas...”.
“Así es. ¿Tú no?”, le respondió el anciano. 

“¡Yo! –dice el estudiante
lanzando una estrepitosa carcajada–. 

Créame: tire ese rosario por la ventanilla y aprenda lo que dice la ciencia”. 

“¿La ciencia? –pregunta el anciano con sorpresa–. No lo entiendo así. ¿Tal vez tú podrías explicármelo?”. 

“Deme su dirección –replica el muchacho, haciéndose el importante y en tono protector–, que le puedo mandar algunos libros que le podrán ilustrar”. 

El anciano saca de su cartera una tarjeta de visita y se la alarga al estudiante, que lee asombrado: 

"Louis Pasteur. Instituto de Investigaciones Científicas de París". 

El pobre estudiante se sonrojó y no sabía dónde meterse. Se había ofrecido a instruir en la ciencia al que, descubriendo la vacuna antirrábica, había prestado, precisamente con su ciencia, uno de los mayores servicios a la humanidad. 
Pasteur, el gran sabio que tanto bien hizo a los hombres, no ocultó nunca su fe ni su devoción a la Virgen.

Y es que tenía, como sabio, una gran personalidad y se consideraba consciente y responsable de sus convicciones religiosas.

 

Via Erika Teresa Duque Bedoya

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada